Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/42/d689102010/htdocs/stmsports/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5841

Cuando hacemos ejercicio, es muy normal sufrir tirones o calambres musculares. En el blog de hoy os vamos a explicar qué son este tipo de lesiones, cómo se dan y cómo hay que proceder para curarlos lo antes posible.

Un tirón muscular es un sobreestiramiento de un músculo en concreto en respuesta a un movimiento rápido y brusco. Esto hace que las fibras musculares sufran un desgarro, ya que se ven incapaces de soportar la contracción energética del músculo en ese determinado momento. Pueden afectar a cualquier parte del músculo, pero son más comunes los tirones musculares en el cuádriceps o muslo, en el gemelo o pantorrilla, y en la espalda.

Estos tirones pueden tener mayor o menor gravedad, pasando desde el grado uno, que compete a pequeñas lesiones poco dolorosas como el caso de las agujetas, al grado dos -desgarros mayores y posibilidad de aparición de hematoma-, y al grado tres, que son los más graves y que conllevan a una perdida de la funcionalidad muscular.

Normalmente, cuando sufrimos un tirón muscular presentamos una serie de síntomas como dolor brusco e inmediato en el lugar del desgarro, rigidez muscular, hipersensibilidad o un hematoma. Estos variarán según la gravedad de la lesión.

Las causas de sufrir un tirón pueden ser varias. Las más comunes son un mal calentamiento, una flexibilidad reducida, un entrenamiento excesivo o una alteración de la postura.

Ahora, ¿qué debemos hacer ante un tirón muscular?

Lo primero es cesar nuestro movimiento o ejercicio. Inmediatamente después aplicar hielo envuelto en papel o tela y dejar reposar el músculo hasta la desaparición total del dolor. La cantidad de veces y de días de aplicación de hielo y de reposo dependerá de la gravedad del desgarro. Si se diera el caso, acudir a un especialista.

Como siempre, recomendamos una buena preparación antes de hacer ejercicio, para evitar esta clase de lesiones. Es importante calentar y estirar, una buena alimentación y, sobre todo, mentalizarse de que este tipo de cosas le pueden ocurrir hasta al deportista más veterano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR